Home ActualitatUn protocolo notarial revela que la banda de música de Gilet se fundó en 1842
Un protocolo notarial revela que la banda de música de Gilet se fundó en 1842

Un protocolo notarial revela que la banda de música de Gilet se fundó en 1842

El documento hallado por un investigador la data 63 años antes de lo que se creía, lo que la sitúa entre las más antiguas de la C. Valenciana

La Joventut Musical «Virgen de la Estrella» de Gilet se ha convertido en la orquesta más antigua de la comarca del Camp de Morvedre y la séptima a nivel autonómico, al salir a la luz un documento notarial que data su nacimiento en 1844 y no en 1905, tal y como se recoge en la Federación Valenciana de Bandas de música.

El hallazgo ha sido obra del escritor saguntino Társilo Caruana. «Buscando información sobre la Semana Santa de Sagunt, dí con un protocolo notarial del 30 de octubre de 1842 en el que se convenía otorgar la dirección de la orquesta al cura de Gilet en ese momento, Norberto Durá. De inmediato puse en conocimiento de la sociedad el documento y la verdad, están muy agradecidos», explica Caruana a Levante-EMV.

Este documento, que Caruana ha localizado en el Archivo del Reino de Valencia, pone de manifiesto que la orquesta de Gilet es 63 años más antigua de lo que se creía y de las primeras fundadas en la provincia de Valencia, lo que le otorga una mayor relevancia.

La noticia ha cogido por sorpresa a todos en Gilet e incluso a los directivos de la propia sociedad, que en 2005 ya celebraron el centenario de la entidad, cuando en realidad, la banda tenía 163 años. «Estamos muy contentos; esto da una mayor importancia a la banda y, desde luego, para nosotros es motivo de mucha alegría», expresaba el presidente de la sociedad, Juanjo Orón.

Esta novedad, que se dará a conocer en la festividad de Santa Cecilia, no solo ha alterado los planes de la sociedad musical, que ya está preparando una programación especial para Navidad, sino que ha animado a la entidad a continuar con la investigación. «Vamos a tratar de averiguar si hay descendentes de los primeros componentes y si es así, les rendiremos un homenaje. Además habrá más sorpresas que no podemos desvelar», comentaba el presidente Orón.

Pero además de la fecha de fundación de la orquesta, el protocolo revela algunas pistas del funcionamiento a mediados del XIX. Fue el párroco encargado de dirigirla e instruirla por 40 reales de vellón mensuales, quien tendría el control absoluto de la formación hasta el punto de que «podrá despedir a cualquiera de los componentes por mala conducta, ser revolvedor y chismoso… No podrá salirse de la Iglesia ningún músico durante el sermón. Todas las deudas y casos que sucedan, los resolverá el cura».

Los instrumentos se pagaban entre los componentes a excepción del director. Entonces, la entidad iba a hacer frente a la compra de un requinto, seis clarinetes, una corneta, cuatro bajos, una trompa, un flautín, un bombo, un redoblantes, platillos y chinesco. Y todo lo que se recaudara «por ir a tocar fuera y dentro del pueblo» era «para pago de instrumentos y uniformes, y cuando ya esté todo cubierto, se repartirá lo que se saque entre todos, por partes iguales, sacando igual parte al señor cura, aún cuando no vaya a tocar». En otro artículo se relataba que quien se saliera de la sociedad sin motivo de enfermedad o cambio de domicilio pagaría 300 reales de multa. Además, los músicos debían asistir todos los días a la banda y «tocar gratis para el pueblo» en Navidad».